Boyeco sin cambios …..sigue la basura en comunidades

0
185

Ángel Flores, dirigente de Boyeco: “Los derechos de las comunidades son pisoteados en todo momento”

 

 

En el sector rural de Boyeco se ubica el vertedero más grande de la Región que recibe desechos de Temuco, Padre Las Casas, Galvarino y recientemente, Lautaro. En los últimos años, las comunidades Mapuche pertenecientes a la localidad, ubicada a 18 kilómetros de Chol-Chol, han denunciado en reiteradas ocasiones la forma de vida que llevan a causa de la contaminación y de la negativa vida social que se produce en torno al vertedero.

 

La realidad es cruda y las cifras así lo demuestran. Cada día el vertedero recibe 500 toneladas de basura, en consecuencia que lo estimado deberían ser solo 100. Y eso no es todo, al interior viven alrededor de cien personas en condiciones inhumanas, donde el tráfico de drogas se ve a plena luz del día. Así lo da cuenta la reciente muerte de un niño de 13 años por una sobredosis de droga, sin embargo, nadie hace nada.

 

¿Cuántas comunidades se ven afectadas por el vertedero Boyeco?

 

Directamente son alrededor de seis comunidades, que están directamente aledañas al vertedero, todas comunidades Mapuche. No hay ninguna mitigación ni compensación por el daño que se está recibiendo, además de la contaminación de animales y de las napas de agua. Y se ha estado trabajando por todo ese daño pidiéndoles a las autoridades… pero las autoridades tienen tapados los oídos. No quieren escuchar lo que están demandando las comunidades.

 

Actualmente están trayendo la basura de Lautaro al vertedero de Boyeco, ¿cómo tomaron ustedes esa situación?

 

Yo he planteado la idea de mostrar un video y dar cuenta de lo que realmente pasa en el vertedero. Esto (el vertedero) nunca se ha cerrado, y va a ir aumentando la cantidad de basura que se irá recibiendo. Si tú, por ejemplo, te paras ahí, miras adentro y se ve que hay gente que vive allí; hay carpas hechas con nylon, gente que vive encima de la basura. Siglo veintiuno y todas las cosas, pero lo que se transmite hacia la ciudadanía, hacia la gente de Temuco, es una mentira inmensa, muy grande. Este vertedero es un basural. Ha sido siempre muy mal manejado y ahora se supone que hay un proyecto, pero tampoco se ha pensado en como eliminar el gas que se produce al pudrirse la basura; y además está el hecho de cuando se produjo un incendio en el basural que significó tres días en los que tuvieron que inundar las cavernas –porque abajo está hueco—para poder controlar el fuego. Y ¿por qué? Porque está lleno de gas.

La Contraloría vino e hizo un análisis de cómo estaba el proceso de cierre y sellado del vertedero, y las obras en este minuto están en un veinte por ciento de avance, en circunstancias en las que debería estar al menos el cincuenta por ciento completo. Entonces, las cosas no se están haciendo y no se está cumpliendo el proyecto que se hizo, en el que se le pidió a la Ufro, el cual tampoco se hizo gratis, se les pagó. Pero el plan no se está cumpliendo y así no vamos a terminar nunca.

 

¿Y particularmente la situación de la basura de Lautaro?

 

El actual alcalde es lo más negativo que hay para el sector rural, no se preocupa de llevar adelante el proyecto que dejó planteado el actual intendente Huenchumilla, lo que era traer agua de Temuco hasta la foresta, para poder solucionar el problema de este sector sobre el agua. Incluso en invierno, aquí no podemos sacar agua de los pozos porque están contaminados.

 

¿Y cómo lo hacen en esa situación?

 

Camiones aljibe que vienen a dejar agua. Los camiones están dando vuelta todo el día y van a distintas comunidades a entregar agua… pero ¿cuántos millones se han gastado en ocho años, solamente de lo que ha sido la función de Becker? ¿Cuánta plata se ha gastado en pagarle a los camiones para hacer ese servicio? Y más aún cuando es un mal servicio, porque no entregan agua en todas partes. Entonces lo que pasa que el no tener ganas de hacer algo por el sector rural es patente… Nosotros somos comunidades que estamos dispuestas a conversar para llevar las cosas a buen término. No somos como la gente de allá de Temucuicui que agarraron a balazos y empezaron a hacer problemas, o como la gente de Quepe con la cuestión del aeropuerto. Yo digo, ¿por qué tienen las autoridades regionales empezar a dar soluciones cuando las comunidades indígenas se levantan prácticamente “en armas”? Entonces el problema es ese… cuando las comunidades son tranquilas y van por el diálogo, no nos toman en cuenta.

Fuera de lo que es el tema basura en sí, para la gente que vive allí (en el vertedero) el tráfico de drogas, el consumo de drogas es fuerte. Y el problema del alcoholismo: alguien se puede morir tomando y nadie dice nada. Pero murió un muchacho, hace como tres meses atrás por consumo de drogas, con sobredosis. ¿Y quién le pone “tajo” a eso?

 

¿Cuántas personas viven en el vertedero?

 

Habiendo buen tiempo, son alrededor de cien personas… y sin contar los niños chicos. También hay mucho delincuente que llega acá. El tema es que la gente consume drogas. Nos ha tocado que ha habido ataques, pero porque dentro del vertedero producen plata, sacan latas de aluminio de las cervezas, cartones, papeles, en fin, y hay gente, los pequeños acopiadores, que compran eso, entonces se genera plata para comprar drogas. Si no existiera eso, tenlo por seguro que a la gente que estamos acá, ya nos hubiesen asaltado muchas veces para buscar plata. Pero como se produce plata ahí mismo (en el vertedero), compran y consumen adentro, es un círculo vicioso. Incluso uno de los acopiadores pequeños que estaba (trabajando) ahí, dijo “no, yo estoy ganando plata y estoy entregando plata a estas personas, pero esa plata la están ocupando en consumir drogas”. Él indirectamente estaba haciendo un daño, así que se retiró, ya no está trabajando en el vertedero comprándole a la gente las cosas.

 

Aquella es la otra realidad del vertedero, entonces.

 

Claro, y la gente no sabe eso. La ciudad no sabe eso. Y también cuando murió este chico, cuando lo descubrieron en la mañana que había muerto dentro de una carpita que tenía… un muchacho de trece años. Lamentablemente su papá y su mamá están presos. Y vivía ahí. Entonces, cuando murió, no dejaron entrar a nadie, ni a la prensa, a nadie, solamente entró la policía, la PDI. Después sacaron el cadáver y todo el cuento y de ahí, nada más se supo. La Radio Bío-Bío dieron “una cosa” muy escueta,  muy somera, pero el resto de la ciudad, de la comunidad de Temuco… nadie supo. Nadie, incluso yo le mandé como a los dos meses, un mail a García Ruminot y a Espina. Espina, un pájaro que bien baila porque ni siquiera tuvo la gentileza de contestar. Sin embargo, García Ruminot me llamó y mandó correos, viendo cómo se estaba negando ese tema y viendo con la empresa encargada del cierre y sellado del vertedero. Pero nadie más de las autoridades…. Becker, no le interesa, qué se maten, qué se mueran todos, él tranquilo; se encarga de ocultar todo bajo el tapete, todo lo que es vertedero bajo la alfombra. Y la ciudad ignora absolutamente lo que pasa acá, los derechos de las comunidades son pisoteados en todo momento, entonces molesta el tema.

 

Por Claudia Patiño y Nicole Ibáñez.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here