DECLARACIÓN 8vo ENCUENTRO PLURINACIONAL POR EL AGUA Y LOS TERRITORIOS

0
474
DECLARACIÓN 8vo ENCUENTRO PLURINACIONAL POR EL AGUA Y LOS TERRITORIOS

“Somos los Ríos que retoman su cauce”

Desde el 28 de febrero al 1 de marzo 2020, las diversas organizaciones y comunidades de Chile y Wallmapu que conforman el Movimiento por el Agua y los Territorios nos reunimos en el Espacio Trafkintuwe del Parlamento de Koz Koz, en Panguipulli, en el 8vo encuentro plurinacional “Somos los Ríos que retoman su cauce”.

Nos reunimos para profundizar en el proyecto estratégico de nuestro movimiento, que apuesta por la defensa del Itrofill Mongen (o biodiversidad), que implica la recuperación del agua y los territorios para nuestros pueblos; y la construcción de propuestas para el buen vivir de las comunidades, en los diferentes espacios territoriales que habitamos.

Estos últimos meses han estado marcados por intensas protestas populares y el avance de la crisis ecológica que se ha hecho evidente con la severa crisis hídrica que se vive en los diversos territorios (más de 88 comunas), es la consecuencia de la privatización, sobre explotación, saqueo y contaminación en beneficio de la élite político-empresarial. Todo lo cual fue amarrado a través de la constitución de 1980, del código de aguas y de la contra reforma agraria instaladas en plena dictadura, que permitió la apropiación y acaparamiento de las tierras y las aguas para la explotación capitalista.

Es por ello que un eje principal de este diálogo intercultural entre pueblos originarios, mestizos y migrantes que dimos dentro de nuestro movimiento, fue la necesidad de instalar hoy más que nunca, la incorporación de los derechos de la Naturaleza o del Itrofill Mongen, que permita impugnar el actual modelo de desarrollo neoliberal y el régimen de propiedad de los bienes comunes; propiciando una alianza entre los pueblos, para apoyarnos mutuamente en procesos de defensa y recuperación territorial ante la agenda extractivista y pro inversión del gobierno de Piñera.

Asimismo, creemos que se hace urgente declarar al agua como un bien común, que su gestión sea territorial y comunitaria cuyas prioridades de uso sean los seres vivos y los ecosistemas, que permiten la vida. El Agua no nos pertenece, es elemental para la vida de los pueblos y de los territorios, no es una mercancía para el desarrollo de capitalistas y sus empresas extractivistas. La solución es la transformación integral del régimen de propiedad privada del agua y la tierra, no se resuelve con la nacionalización de los bienes comunes.

En esta instancia de discusión, es imposible obviar la coyuntura político social que se abrió tras la revuelta popular iniciada en octubre del 2019, de la cual somos parte por la lucha que hemos impulsado por años. El abuso y la carencia de dignidad en nuestras vidas, la hemos sufrido históricamente como pueblos, mediante la apropiación de las tierras que habitamos, la corrupción, la contaminación, la falta de agua y el deterioro de nuestra salud, así como las muertes silenciosas que expelen el hedor de las industrias.

Consideramos que el Acuerdo por la Paz Social y Nueva Constitución carece de legitimidad porque fue impuesto desde la clase política y empresarial, en el marco de la represión de la protesta popular con violaciones sistemáticas a los derechos humanos por parte de un Estado terrorista.

Como les defensores de la vida, repudiamos el manto de impunidad que cubre a este gobierno asesino y criminal. No olvidaremos los abusos, mutilaciones, torturas, violaciones, asesinatos y desapariciones de nuestres compañeres. Asimismo, es estrictamente necesario que se conozca la verdad respecto a la represión, y que se ejerza juicio y castigo a los responsables políticos, militares y policiales; de esta grave crisis de vulneración de derechos humanos; y que sean liberados los más de 2000 presos políticos, como condición mínima para que se realice cualquier proceso constituyente.

Alertamos como movimiento que la llamada “hoja en blanco” de este Acuerdo tiene restricciones de las que nos preocupa especialmente:

• Que no se puedan tocar los tratados de libre comercio, que son ejes estructurales de un modelo de desarrollo, basado en un régimen de propiedad que prioriza la explotación privada del agua y los territorios desconociendo los derechos colectivos de nuestros pueblos.

• El parlamento establece el carácter, las condiciones, la composición y la elección de representantes a la Convención Constitucional a través de listas de partidos políticos, impidiendo la representación territorial y de los movimientos sociales.

• Mantiene los 2/3 de quórum, privilegiando una vez más el poder de veto de la minoría.

• Quienes voten rechazo al cambio a la constitución puedan votar también por la convención mixta constituyente, lo cual es una ventaja para los sectores más conservadores y retrógrados de nuestro país.

La Asamblea Constituyente Plurinacional y Feminista es un horizonte defendido e instalado desde hace años por el Movimiento por el Agua y los Territorios (MAT), como la vía para lograr una nueva constitución que propicie alcanzar los cambios que necesitamos y reconocemos que el proceso constituyente de los pueblos ya se inició y nos empeñaremos por fortalecerlo. No obstante, respetamos la autodeterminación y autonomía de cada territorio para poder responder a la coyuntura actual del plebiscito.
Llamamos a Marchar este 22 de Marzo para recuperar las Aguas y Los Territorios

POR LA DEFENSA DEL AGUA Y EL ITROFILL MONGEN

Tierra y Agua para los pueblos

Panguipulli, 1 de marzo 2020.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here